La piel es más bella cuando tiene un tono uniforme y está libre de manchas. Por desgracia, son pocas las mujeres que pueden presumir de una piel perfecta y sin manchas. En especial porque cuando estas imperfecciones aparecen no le damos la importancia necesaria y creemos que el tiempo se encargará de eliminarlas.

En este artículo comentamos sobre los tipos de manchas que pueden aparecer en la piel y la importancia de elegir un tratamiento correcto para eliminarlas. También comentamos sobre un remedio natural que puede acabar con ellas: el aceite de Rosa Mosqueta.

La Rosa Mosqueta o también llamada Rosa Rubiginosa, se trata de una planta medicinal que se ha usado tradicionalmente sobre todo para el cuidado de la piel debido a sus muchos beneficios. La Rosa Mosqueta tiene su origen en Europa del este, pero hoy por hoy podemos encontrar esta planta en otras zonas del mundo, como Asia, América, e incluso en el norte de África.

Entre sus propiedades más valiosas se encuentran sus efectos antioxidantes, reafirmantes, reparadores, hidratantes y anti inflamatorios. Gracias a sus propiedades medicinales, esta planta se utilizada en la cosmética y en el mundo de la farmacia, con el fin no sólo de eliminar las manchas de la piel, sino también evitar el encrespamiento del cabello, reducir las arrugas del rostro, para la cicatrización de heridas y atenuar las marcas, conseguir una piel más firme, e incluso con el objetivo de prevenir y eliminar las estrías.

Una sustancia natural derivada de esta planta que ha demostrado su alta eficacia para eliminar las manchas en la piel es el aceite de rosa mosqueta. Este se extrae prensando sus semillas.

El aceite de rosa mosqueta puede aplicarse cada noche antes de ir a dormir. Casi como un ritual de autocuidado, haz un lento masaje en la zona con manchas y ¡voila! Tendrás una piel lozana, tersa y libre de las imperfecciones que genera el sol. Nosotros te recomendamos el aceite de Rosa Mosqueta de Soivre que es 100% natural y BIO, ya que no tiene parabenos ni colorantes. Además lo tienes disponible en dos medidas: 30 ml y 10ml.

Para obtener los mejores resultados con el aceite de rosa mosqueta, es mejor usarlo en la piel bien limpia, y cuando sabes que no vas a exponerte durante horas a la luz solar. Este aceite natural se absorbe con rapidez a través de la epidermis. Y con un poquito sólo, los resultados ya son visibles. En pocos minutos sus ácidos grasos empiezan a trabajar de manera silenciosa eliminando huellas de manchas y cicatrices en la piel

Tratamiento de las manchas en la cara: Tipos de manchas

Los lunares

Son muy comunes, varían en tamaño y color; así como evolucionan con el paso de los años. Se originan producto de acumulaciones de melanocitos en las diferentes estructuras de la piel. Tenemos diferentes tipos de lunares en función de su apariencia y la zona del cuerpo donde surgen.

Algunos lunares son congénitos y los tenemos desde nuestro nacimiento; otros son lunares displácicos que aparecen de repente como cúmulos de manchitas; y los menos comunes, son los lunares con aureola que a veces desaparecen por sí solos tal y como llegaron; aunque también pueden eliminarse con cirugía.

Los lunares que cambian mucho en su forma y color, y cuyos bordes son irregulares deben ser controlados por un dermatólogo pues podrían ser indicadores de un cáncer de piel u otra enfermedad epidérmica.

Las pecas

También se las conoce como efélides y son muy comunes en personas de piel muy blanca o cabellos rojizos. Las pecas surgen de la acumulación de pigmentos parduzcos, redondeados y no uniformes en zonas expuestas al sol como la cara, el cuello y los brazos.

Son más visibles en verano y la mejor manera de evitar su proliferación es protegiéndonos de la luz solar, en especial si sabemos que tenemos tendencia a ellas.

Tanto los lunares como las pecas son fuente de atractivo y sex appeal para muchas personas, por lo que si estás a gusto con estas, a lucirlas.

El melanoma

Y aquí estamos ante una enfermedad. El melanona es un tumor maligno que aparece en la piel, pero que puede confundirse con un lunar. Su crecimiento es progresivo y asimétrico. Su coloración varía en tono y matiz que puede ir del marrón hasta tonos azulados.

El riesgo de padecer melanomas aumenta si se ha abusado de la exposición al sol. Las familias con predisposición genética a este tipo de cáncer llevan en su ADN un factor de riesgo. Pero puedes estar tranquila: la mayoría de los lunares nunca se convierten en un melanoma.

Los léntigos

Son también pequeñas manchas en la piel de color pardo, que mantienen su color con la exposición solar. Los lentigos solares o seniles son el resultado de muchos años de exposición al sol, y hacen su aparición a partir de los 50 años de edad. Estas manchas evidencian la oxidación de los ácidos grasos en las membranas celulares.

Los lentigos son también más frecuentes y aparecen a edades más tempranas en personas que consumen mucho alcohol, que fuman y llevan una vida de estrés.

Cloasma o melasma

Estas manchas en la piel son de color marrón claro o intenso y aparecen más en las mujeres durante el embarazo o la menopausia. Se ven como grandes mapas de color en la frente, las mejillas, la barbilla y a veces si son muy oscuras, se hace difícil enmascararlas con el maquillaje.

Los cloasmas son el resultado del desbalances en la producción de las hormonas, por lo que también aparece en mujeres que durante mucho tiempo consumen anticonceptivos. Una vez recuperas un nivel hormonal equilibrado los cloasmas desaparecen, pero agravan y oscurecen si la persona toma mucho sol, descubre las propiedades de la Vitamina C para la piel.

Vitíligo

Estas son manchas blanquecinas bien delimitadas que surgen en la piel de cara, el dorso de las manos, axilas, ingles, el ombligo, los genitales, la rodilla y los codos. Son manchas de origen inmunitario y psicológico. El sistema inmunitario, por error, ataca y destruye el tejido corporal sano, produciendo hipopigmentación melánica o poca cantidad de melanocitos en la piel, que son lo que dan el color.

La importancia de aplicar el tratamiento de las manchas en la cara correcto

Ante la presencia de manchas en la piel generalmente asumimos que el causante es el sol y nos quedamos tranquilas; pero lo correcto es ver a un dermatólogo y que nos ofrezca un diagnóstico. Un tratamiento de las manchas en la cara erróneo puede agravar los síntomas.

La mayoría de las manchas en la piel mencionadas se intensifican si la persona toma en exceso el sol. Por eso no nos cansaremos de recomendar precaución, en especial en los meses de verano. Es normal que con el calor nos apetece ir ligeros de ropa, estar en sitios al aire libre y olvidamos cubrirnos y protegernos con protectores solares, sombreros e hidratarnos de forma adecuada. Los descuidos en este sentido pueden tener graves consecuencias.

La Rosa Mosqueta: tratamiento natural contra las manchas en la cara

Una sustancia natural que ha demostrado su alta eficacia para eliminar las manchas en la piel es el aceite de Rosa Mosqueta.

El tratamiento antimanchas con Rosa Mosqueta es de una simplicidad colosal. Basta con aplicar el aceite en la piel luego de la ducha por la zona afectada, o incluso en todo el cuerpo y veremos cómo las manchas aclaran hasta que desaparecen.

También puede aplicarse cada noche antes de ir a dormir. Casi como un ritual de autocuidado, has un lento masaje en la zona con manchas y ¡voila! Tendrás una piel lozana, tersa y libre de las imperfecciones que genera el sol.

Para obtener los mejores resultados con el aceite de rosa mosqueta, es mejor usarlo en la piel bien limpia, y cuando sabes que no te expondrás durante horas a la luz solar. Este aceite natural se absorbe con rapidez a través de la epidermis. En pocos minutos sus ácidos grasos empiezan a trabajar de manera silenciosa eliminando huellas de manchas y cicatrices en la piel.

Otras aplicaciones de la Rosa Mosqueta para cuidar tu piel

Te contamos un secreto: el aceite de Rosa Mosqueta no sólo te servirá para reducir manchas, utilízalo sobre el cabello tras el lavado, te ayudará a hidratar tu cabello, las puntas cerradas y a mantener a raya el encrespamiento, ¡ideal para temporada más secas!. Para el uso del aceite de rosa mosqueta en el cabello, aplica un poquito en las puntas y luego procede a secarlo.

Y si aparte de reducir las manchas de la piel, necesitamos una dosis extra de hidratación, podemos aplicar después una crema de rosa mosqueta para el rostro, mañana y/o noche. Esta crema formulada principalmente de aceite de rosa mosqueta, no sólo nutre la piel en profundidad, sino que también revitaliza, previene y combate las señales del paso del tiempo. Esto se debe a que es rica en vitaminas y ácidos grasos naturales. Este tratamiento es perfecto para atenuar tanto manchas como arrugas. Un  2 en 1 muy eficaz, indicado sobre todo para las pieles maduras o secas.

Si eres de las últimas, de las que tiene la piel bien seca, es posible que necesites una buena crema de rosa mosqueta corporal. Si la pruebas, no podrás vivir sin ella. Evita la descamación y la deshidratación cutánea. Aplicada diariamente sobre la piel limpia y realizando un suave masaje, después de la ducha o el baño, conseguirás que luzca tersa y elástica, con un efecto aterciopelado muy agradable al tacto. Esta crema corporal es recomendable incluso para embarazadas, ya que sus propiedades la convierten en el arma perfecta para luchar contra las molestas estrías que muchas veces aparecen debido al embarazo o la recuperación en el postparto ¡La piel ganará también más firmeza!

Pero si lo tuyo es sequedad en los labios, te recomendamos también tirar de rosa mosqueta. ¡Si es que esta planta sirve para todo! El bálsamo labial reparador de rosa  mosqueta BIO y alivia la sequedad desde el primer momento que lo usamos. Hidrata, repara y protege gracias a sus aceites naturales y la vitamina E que contiene. Es ideal ahora que hace tanto frío, incluso para lugares delicados como la nariz que muchas veces se irrita con los catarros o simplemente con las bajas temperaturas de esta época.

Cómo veis, los usos de la Rosa Mosqueta dan mucho de sí. Y además, podemos encontrarlas en todos los formatos: aceite, cremas o bálsamos.

¡Pruébalo y cuéntanos tus resultados!