Si te vas a hacer un tatuaje, tienes que tener una cosa en cuenta; puede haber consecuencias para tu piel al tatuarte si no tomas medidas para cuidarla.

Se han llevado a cabo estudios que han revelado que el 10% de las personas que se hacen un tatuaje pueden tener consecuencias en su piel, sobre todo en el caso de pieles sensibles, hinchazón, problemas de cicatrización, etc.

¿Cómo reaccionaría tu piel ante un tatuaje? Es un poco impredecible, pero hay algunas cosas que deberías saber, así como los productos y tratamientos más adecuados que debes aplicar a la zona una vez hecho el tatuaje.

Consecuencias de tu piel y el tatuaje

Un tatuaje en la piel provoca pequeñas heridas en la piel y el profesional que lo lleva a cabo debería conocer las zonas anatómicas donde va a hacer su trabajo, y la forma de minimizar posibles complicaciones.

El establecimiento y el profesional tienen que cumplir las medidas higiénico- sanitarias en vigor, evitando posibles infecciones posteriores. Las infecciones que más frecuentemente se producen son las de carácter bacteriano, aunque también podrían surgir verrugas, moluscos contagiosos, e incluso herpes.

Una enfermedad que puede derivarse de hacerse un tatuaje es la dermatitis de contacto. Los síntomas de que se ha contraído suelen aparecen en los primeros diez días.

Los tatuajes temporales

Es posible que dudes entre hacerte un tatuaje definitivo o temporal. Incluso estarás consultando opiniones en uno y otro sentido. Entre las cuestiones que puedes plantearte puede ser, si un tatuaje de los llamados temporarios afectaría menos a tu piel, en verdad no es cierto, así que no debe ser el motivo de tu elección entre uno u otro. 

Estos tatuajes tienen una acción sensibilizante y pueden provocar reacciones alérgicas e inflamatorias, como es el caso de cicatrices permanentes.

¿Sabes cómo se realizan estos implantes? Básicamente se trata de aplicar pigmento a la capa más superficial de la piel. Además de la dermatitis de contacto que pueden ocasionar estos pigmentos, no hay una normativa establecida al respecto, y muchas veces se llevan a cabo los tatuajes en puestos callejeros, donde no se cumplen las mínimas medidas higiénicas y ¡hay que evitar por encima de todo!

[Tweet «Infórmate bien antes de tener tu #primer #tatuaje y conseguir un #perfecto resultado»]

Para pieles muy delicadas

Si padeces de eccemas y psoriasis en tu piel es posible que un tatuaje no sea la mejor idea. En el caso de la psoriasis, el problema puede aumentarse. Las personas que tienen eccemas, tienen una piel muy sensible a diferentes irritantes, y es posible que un tatuaje pudiera provocar una reacción alérgica en su dermis. Los tatuajes sobre cicatrices también son muy delicados.

Los tatuajes suponen, en determinados casos, un mayor riesgo de contraer infecciones. Si tienes un sistema inmunológico débil y vulnerable, deberías analizar bien si realmente tienes que tatuarte. También es necesaria tener cautela si consumes medicamentos considerados inmunosupresores, como es el caso de los utilizados contra el cáncer, la esclerosis múltiple o la artritis reumatoide.

La sensibilidad frente al sol

Puede que hayas pensado en más de una ocasión qué zona de tu cuerpo es la que te gustaría tatuarte. Y lo habrás imaginado en base a la estética, dónde te gustaría lucir ese fantástico dibujo que has pensado.

Sin embargo, hay más variables que la estética. Si tienes una zona en tu cuerpo llena de lunares, un tatuaje en ella supondría que en el futuro será más difícil detectar síntomas de cáncer de piel.

Las zonas más adecuadas para tatuarse son las que no suelen estar expuestas al sol. ¿Cuál es la razón? Que los rayos ultra violeta pueden hacer una reacción con la tinta del tatuaje y originar una lesión que se parece a las quemaduras solares. Sobre todo en el caso de que tu tatuaje se haya realizado con tintas rojas o amarillas.

Debes tener en cuenta que una vez decides hacerte un tatuaje vas a tener que cuidar tu zona tatuada de una forma especial desde ese momento en adelante si quieres mantener tu diseño en perfectas condiciones.

La mejor época del año

La estación del año ideal para tatuarte es en invierno y otoño, cuando no hay exposicón al sol, ya que durante la cicatrización se debe proteger la zona acabada de tatuar, así cuando llega el verano ya puedrás lucir tu tatuaje sin problemas sin que el sol y el agua de la piscina o del mar puedan deteriorar tu tatuaje recién hecho.

Lavar e hidratar

En lo referente a los cuidados del tatuaje, la zona debe lavarse una vez seco el tatuaje con un jabón de PH neutro. Entre otras cosas, para eliminar la tinta sobrante y desinfectar. Siempre teniendo en cuenta que no hay que excederse en el lavado, para que el tejido tatuado cicatrice bien.

La piel tatuada tiene que estar bien hidratada. Hay opiniones que van en un sentido contrario, argumentando que no hay que lavar esa área, pero la realidad es que la piel que ha sufrido un tatuaje, si no se hidrata bien, puede ser que la costra se seque y arrastre con ella parte de la tinta que debería quedarse en el diseño y haya un mal resultado del trabajo.
[Tweet «Aplica el #tratamiento después de #tatuarte y un producto de máxima #hidratación»]

Utilizar el mejor producto

En el mercado vas a encontrar muchos productos para después de tatuarte. La crema para tatuajes After tattoo de SOIVRE, es la mejor opción para proteger e hidratar tu piel después del tatuaje. Entre sus principios activos está el panthenol, que aportará a tu piel una capa protectora, evitando posteriores infecciones. Además, el aloe vera de esta crema proporcionará un efecto calmante ante los picores o dolores que pudieran presentarse

La importancia de agujas esterilizadas

¿Has decidido ya hacerte el tatuaje? Tienes elegido el dibujo o el tono del tatuaje y has elegido el lugar donde hacértelo y también a tu tatuador. Como es lógico, elige a una persona que tenga experiencia en ello, y de la que tengas buenas referencias.

También es muy importante que vigiles que las agujas sean esterilizadas, y sean de un solo uso. Puedes comprobarlo si las agujas se abren delante de ti. Las agujas infectadas o contaminadas pueden transmitirte incluso el virus del SIDA y la hepatitis. ¡Mucho cuidado

Una zona donde sueles rasurarte

Si eliges para tatuarte una parte de tu cuerpo donde sueles rasurarte, afeitarte o depilarte diariamente, es importante que no vuelvas a hacerlo hasta que tu piel no se haya recuperado totalmente del tatuaje.

Revisiones y retoques

Si una parte del dibujo, una sombra o cualquier detalle no han salido como querías, puedes regresar y que te compongan el diseño. Algunos especialistas dicen que lo mejor es hacer los detalles poco marcados en la primera sesión e irlos marcando de una forma definitiva en la segunda visita.

¿Tienes alguna experiencia con un tatuaje que te hayas realizado? ¿Dónde te gustaría hacerte uno? Comparte con nosotros tu experiencia, ¡estamos deseando conocerte!