Uno de los rituales básicos de belleza que hay en tu día a día es el momento del desmaquillaje. Seguro que disfrutas de maquillarte y probar nuevos tonos en tu cara, nuevos productos y texturas innovadoras, pero cuando has vuelto del trabajo o de una fiesta y tienes que quitarte el maquillaje para ir a dormir… la pereza se une al cansancio de un día agotador, y al sueño. ¡Seguro que te sientes identificada!

Los productos que utilizas para maquillarte contienen actualmente ingredientes que ayudan a cuidar tu piel y aportan agentes activos y tratamientos muy interesantes para el cuidado facial, elementos nutritivos e incluso factores de protección solar. Pero es importante que facilites que tu piel respire durante la noche, y retires todo resto de producto de tu rostro.

Recuerda que cuando limpias tu piel no sólo la liberas del maquillaje, sino que también eliminas células muertas, el exceso de grasa que se ha producido durante el día y residuos de polución acumulados. Además, las condiciones atmosféricas diarias también van a afectar a tu piel.

Pautas para saber cómo desmaquillarse

¿Cómo desmaquillarse protegiendo al máximo tu rostro? Te comentamos unos consejos básicos.

  • ¿Te gusta maquillarte los ojos con productos de larga duración o resistentes al agua? Si es así, tienes que utilizar un desmaquillante específico para ojos y labios. Usa un algodón de forma suave para eliminar los restos de maquillaje. Ten cuidado en aquellas zonas donde el exceso de maquillaje es más difícil de retirar, como es el caso de la máscara de las pestañas.
  • La forma en que más rápidamente puedes desmaquillar tus ojos es aplicar un disco de algodón o similar, impregnado del producto seleccionado y presionar suavemente un rato para que los componentes actúen. Pasados unos segundos, retira con el disco de algodón suavemente hacia abajo, para que no se rompan las pestañas.
  • Una vez que hayas desmaquillado la zona de tus ojos, es el turno del resto del rostro. Aplica un poco de producto limpiador en un algodón y pásalo por toda la cara, sobre todo en la zona de la frente, la nariz y la barbilla, que es donde suele acumularse más el exceso de sebo.
  • Si utilizas una base de maquillaje potente, una buena idea es utilizar discos exfoliantes. Con su parte granulada retira la mayor parte de maquillaje y con la parte lisa finaliza la limpieza. Esta sería una técnica ideal para desmaquillarte antes de ir a dormir.
  • Otro paso básico es el uso de un tónico hidratante que refrescará tu piel y la ayudará a desechar los últimos restos de maquillaje.
  • Aplicada una vez a la semana, la mascarilla aportará a tu rostro limpieza y frescor. Lo ideal es que la dejes actuar entre 15 y 20 minutos, y después la retires con agua templada abundante, evitando siempre el contacto con los ojos.
  • Al final del proceso de desmaquillado, una crema hidratante aportará a tu rostro la nutrición adecuada, durante toda la noche.
  • Si te gusta utilizar jabones limpiadores, intenta evitar productos que resequen tu piel o la engrasen en exceso. Un especialista te ayudará a elegir los productos más adecuados para las peculiaridades de tu piel.

¿Ya has tomado nota? ¡Perfecto!
Que pases unas fiestas ideales y, nos vemos en 2020 😉