Uno de los factores determinantes para tener un aspecto saludable y una piel radiante por la mañana es la calidad del descanso que hemos tenido la noche anterior. Por este motivo te contamos cómo dormir mejor de forma natural.

DORMIR BIEN

Necesitamos dormir y dormir bien. Un descanso adecuado favorece todas nuestras capacidades: intelectuales y físicas. Nuestro cuerpo necesita el descanso diario para poder reiniciarse al 100% al día siguiente. Además mejora el aspecto físico y nos da una apariencia más saludable.

¿QUÉ SIGNIFICA SUEÑO DE CALIDAD?

Un sueño de calidad es un sueño reparador. Para que el sueño sea reparador debe cumplir estos tres aspectos: tener una duración mínima, debe ser continuado y profundo. Un sueño de calidad repercute en nuestra salud y en nuestras capacidades tanto físicas como intelectuales y también en nuestro aspecto.

TIPS DE RELAJACIÓN

Un rato antes de ir a dormir –depende de cada persona, este período puede ser de media hora a quince minutos- es el momento ideal para bajar el ritmo físico y mental y favorecer la relajación de nuestro cuerpo. Sobre todo, aleja el móvil, la tablet o el ordenador. Los aparatos electrónicos son por definición enemigos de la relajación. ¡Así que dispositivos OFF!

Crea un ambiente tranquilo donde puedas relajarte en silencio o con música suave. Ponte ropa cómoda. Puedes relajarte tumbado o bien sentado en una posición cómoda. Y respira. No hace falta que hagas nada más. Los teóricos del optimismo dicen que es bueno agradecer las cosas que te han sucedido durante el día 😉 ¡Nunca está de más ser positivo!

TU RUTINA DE BELLEZA ANTES DE IR A DORMIR

Ahora que ya estás relajada, es un buen momento para aplicar la última rutina de belleza del día. Como sabrás las horas nocturnas de relajación potencian los efectos de los cosméticos.

Si la actividad diaria se ve reflejada en tus ojos, te recomendamos la aplicación del Roll-on-bolsas y ojeras que reduce los signos de la fatiga, descongestiona las bolsas y atenúa las arrugas.

Para descansar con la piel de la cara relajada, nada mejor que una buena hidratación con la Crema Facial Aloe Vera que  tiene una alta capacidad regeneradora, y sus propiedades hidratantes, revitalizantes y relajantes que aportan a la piel un aspecto suave y terso.

Si has tenido un día de mucha actividad física y tienes sensación de pesadez en las piernas aplica el Gel Piernas Cansadas con propiedades antiinflamatorias, vasoconstrictoras  y astringentes que actúan sobre el sistema circulatorio.

Para finalizar tu ritual de relajación recomendamos un suave masaje en todo el cuerpo con la Crema Corporal Argan con propiedades hidratantes y regenerantes.

Una rutina de mimos antes de ir a dormir es también un buen método de relajación.

HÁBITOS QUE NOS AYUDAN A DORMIR

Lo que hacemos durante el día influye también en cómo descansamos. Así que es recomendable practicar cada día un poco de ejercicio físico.

Si tienes la suerte de poder hacer una siesta durante el día, que no sea más larga de 20 minutos. Cenar poco y hacerlo dos horas antes de acostarnos. No es buena idea ir a dormir mientras se hace la digestión.

No leer, ni ver la televisión, ni entretenernos con aparatos digitales en la habitación. El dormitorio es para dormir, como su nombre indica. La oscuridad total te ayuda a conciliar el sueño y hará que descanses mejor.

La temperatura de la habitación también influirá en tu descanso. Los expertos recomiendan una temperatura entre 18ºC y 20ºC. El nivel de confort de la temperatura de la habitación influye especialmente en la calidad de la fase REM. Los cambios de sensaciones de frío a calor pueden producirnos un sueño menos profundo y un peor descanso.