¿Cómo prevenir las estrías durante el embarazo? Durante el periodo de gestación tu piel sufre estrés adicional producto de todos los cambios que ocurren en tu organismo y pueden aparecer además de estrías las temidas manchas, la celulitis… Y es que, tu bebé genera una revolución en tu sistema inmunológico, vascular, endocrino y todo en menos de un año.

Las estrías, en concreto, afectan al 80 % de las embarazadas. Estas antiestéticas marcas en la piel son evitables si tomas medidas desde el primer mes de embarazo y aún después del parto.

 

Consejos para prevenir las estrías durante el embarazo

Mantener una dieta saludable y balanceada

Muchas veces se dice que las mujeres embarazadas deben comer por dos: no se trata de aumentar el volumen, sino de comer suficiente y de buena calidad. Por buena calidad nos referimos a productos frescos así como reducir la ingesta de azúcares y alimentos muy procesados.

Una dieta balanceada evitará que subas de peso de forma brusca, y de esta forma la piel experimenta un estiramiento más controlado.

[Tweet «Las estrías afectan al 80 % de las embarazadas.»]

Por este motivo, es recomendable que las embarazadas acudan a la ayuda de un nutricionista que, según sus necesidades, determine el balance de alimentos más adecuado durante la gestación.

La dieta más común para una embarazada incluye alimentos ricos en vitamina C tales como los cítricos y las verduras de hojas muy verdes. Si quieres más información sobre este tipo de alimentos clica aquí para leer nuestra lista de alimentos ricos en vitamina C. 🙂

Es común que las mujeres tengan déficit de hierro en su organismo y la vitamina C ayuda en la absorción del hierro. Además es perfecta para mantener la piel joven, evitando la oxidación y combatiendo la aparición de radicales libres.

Consumir proteínas de carnes y pescados varias veces a la semana estimulará la producción de nuevas fibras musculares. Es la mejor manera de evitar la flacidez post-parto. Y tan pronto el médico lo indique apropiado, conviene realizar una rutina de ejercicios que mantengan los músculos tonificados.

Aplicarte cremas humectantes y reafirmantes

Es común la aparición de estrías durante el embarazo. Haz clic aquí y podrás saber más acerca de que son las estrías en uno de nuestros artículos. A grandes rasgos podemos decir que son lesiones en las capas profundas de la dermis y que se manifiestan en la epidermis. Aparecen en la zona baja del vientre, los senos, los muslos, la cara interna de los brazos y las caderas.

Para combatirlas, necesitas cremas especiales humectantes y reafirmantes. También se recomienda realizar delicados masajes cada día sobre la barriga, los muslos y las piernas, así como en las zonas con estrías, que activen la circulación y ayuden a que penetren bien las cremas. Convierte a los masajes en breves rituales después de cada ducha.

Para la barriga puedes realizar masajes con aceite de rosa mosqueta, un emoliente que aportará una gran elasticidad a la piel. Con movimientos circulares y delicados recorre todas las zonas del abdomen y también de los senos, hasta que percibas que se absorbe completamente. Unos 10 minutos de masaje es suficiente.

[Tweet «Realizar masajes con aceite de rosa mosqueta aportará una gran elasticidad a la piel»]

Si te apetece, enriquece la experiencia con un poco de música relajante de fondo. Mima y cuida tu cuerpo. El embarazo es un proceso natural, sí, pero es una etapa de intensos cambios y hay que crear el espacio más adecuado para que ellos ocurran y vivas los cambios con satisfacción.

En los muslos, te recomendamos aplicar cremas oleosas y cuyos principios activos estimulen la regeneración cutánea, la humectación y la hidratación. Los senos, por ejemplo, son delicados. Los pezones tienden a agrietarse cuando empiezas a amamantar. Prepara tus senos para el período de lactancia con cremas diarias que reafirmen la piel. Y cesa un su aplicación una vez nazca el bebé.

El embarazo puede ser una etapa extraordinaria en tu vida. Si te lo puedes permitir, busca la ayuda de profesionales especializados y spas, donde darte masajes en las piernas te ayuden a hacer más llevadera con la habitual retención de líquidos. Siempre infórmate del tipo de productos que utilizan y si son aptos para embarazadas.

Protegerte del sol

No debes tomar el sol sin aplicarte antes un protector solar. Y siendo más rigurosas, diríamos que no es aconsejable que la barriga reciba el sol de forma directa. Además, durante el embarazo, evita las sustancias artificiales y tampoco asistas a sesiones en centros de bronceado.

Otro cambio importante en tu piel, que no son estrías pero es común son las manchas irregulares y de color marrón en el rostro. Aparecen más en mujeres de piel morena. Se ubican en las zonas más expuestas al sol como el mentón, la frente y los pómulos. Estas manchas reciben el nombre de cloasma, y aunque tienen un componente hereditario y hormonal, el sol es su desencadenante principal. Para prevenir el cloasma, utiliza cremas y maquillaje con filtro UVA y UVB antes de salir a la calle.

Y para atenuar la aparición de manchas en el rostro, recuerda que también puedes aplicarte crema hidratante con aceite de rosa mosqueta: este aceite natural contiene propiedades muy beneficiosas para combatir la aparición de manchas en la dermis.

Hacer duchas con agua tibia casi fría

Para prevenir las estrías durante el embarazo deberás prestar especial atención al tipo de jabón que utilizas para piel. Es aconsejable el uso de jabones con pH neutro. Si son jabones cremosos y que hidraten la piel, mucho mejor.

Hay formulaciones específicas para embarazadas, por lo que busca la que mejor se adecue a tu tipo de piel y trata de que sean productos que incluyan entre sus principios activos la avena, el aguacate, el aceite de rosa mosqueta y la vitamina C.

Por otro lado, aunque en invierno un baño caliente puede ser muy relajante, ten en cuenta que el agua caliente reseca la piel. La temperatura idónea del agua durante el baño es 20º a 30 º.

[Tweet «La temperatura idónea del agua en el baño es entre 20-30º»]

 

Los cuidados de la piel durante el embarazo garantizan que, una vez finalizado este período, en poco tiempo te recuperes bien y minimices las secuelas que conlleva para la piel pasar por los meses de gestación: los cambios son inevitables y transitorios, los daños a largo plazo son evitables. Acércate a la cosmética natural y encontrarás soluciones antiestrías, sin sustancias agresivas con tu organismo y tu bebé.